Madre

Paula Montal

Santa Paula Montal fundó la Congregación de las Escolapias y la Escuela Pia Femenina inspirada en el modelo de San José de Calasanz. Su espiritualidad y firmeza personal la hicieron una mujer muy avanzada a su tiempo. Esto generó un estilo muy personal de innovación pedagógica constante.

En las escuelas ya había aulas especializadas para estudiar a fondo la teoría y la praxis de diferentes disciplinas, como por ejemplo las dimensiones del arte, de la ciencia y de las humanidades, destacando su inquietud por transmitir el amor a Dios.

Paula Montal tenía arraigada una gran inquietud de acompañar a jóvenes en su crecimiento como personas para «salvar el valor de la familia» y rescatar la figura de la mujer para ponerla en relieve ante una sociedad que aún no había asumido este papel. Actualmente Madre Paula es referente de espiritualidad y de innovación pedagógica en todas las escuelas escolapias de todo el mundo. Todas las escuelas celebramos su fiesta el día 26 de febrero de cada año.

Madre

Paula Montal

Santa Paula Montal de San José de Calasanz nació en Arenys de Mar (Barcelona) el 11 de octubre de 1799, en el seno de una humilde familia de cordeleros. Siendo aún niña queda huérfana de padre, y como hermana mayor, compagina su trabajo de puntaire para ayudar a la familia, con su vida de oración y su apostolado mariano y catequético docente con las niñas.

Paula Montal constata la falta de medios para el acceso de la mujer a la cultura y la discriminación educativa que vivían las niñas. Y se siente llamada por Dios para esta misión. En 1829 funda en Figueras, su primera escuela, a ésta siguieron las de Arenys de Mar, Sabadell, Igualada, Vendrell, Masnou, Gerona, Blanes…

Totalmente identificada con el carisma calasancio, desde su primera fundación en Figueras quiere vivir la espiritualidad y reglas de San José de Calasanz.

En Sabadell, ayudada por los Padres Escolapios,  el 2 de febrero de 1847, ella y sus primeras compañeras profesan como Hijas de María Escolapias. Allí hacen sus votos de pobreza, obediencia, castidad, a los que añaden un cuarto voto de dedicación a la enseñanza.

La Congregación tiene la aprobación del obispo de Gerona el 1851, y la pontificia de Pío IX el 1860. En 1865 las Hijas de María, Religiosas de las Escuelas Pías, obtienen la aprobación civil del Instituto por la reina Isabel II. Es la fundadora de la primera congregación femenina española del s. XIX, dedicada exclusivamente a la educación, con un marcado carácter popular.

La finalidad de su misión es “enseñar a las niñas: Piedad, labores de manos, letras” plasmado en un lema: “Salvar a las familias enseñando a las niñas el amor a Dios”.

PIEDAD Y LETRAS

En sus escuelas, regidas por reglamentos propios, las niñas viven y aprenden “la piedad y las letras“, lema calasancio por excelencia. Es una escuela diferente: Mariana, popular, funcional, flexible y abierta.

Sus maestras se perfeccionan en los métodos “más útiles y sencillos”, hermanando sus deberes con el buen trato, su autoridad con la bondad más exquisita y en sus clases actúan con disciplina preventiva, utilizando medios disciplinarios indirectos.

Tras dedicar sesenta años a la educación integral de la mujer como medio salvador de las familias, el 26 de febrero 1889 muere en Olesa de Montserrat.

Paula

Montal

Paula Montal y Fornés nace el año 1799 en Arenys de Mar (Barcelona). Experimente la falta de cultura en la mujer, y se lanza y dedica su vida a crear escuelas femeninas.

Abre su primera escuela en Figueras el año 1829, desde entonces y hasta muy avanzada edad continuará incansablemente abriendo escuelas para chicas, al mismo tiempo que funda, para encargarse de ellas, una congregación religiosa: las Escolapias

Dinamiza, potencia y ejecuta con precisión y profundidad la formación de las primeras escolapias, acompaña con solicitud y fidelidad el crecimiento de la Congregación desde su retiro de Olesa de Montserrat, donde vive en oración y silencio los últimos treinta años de su vida y donde muere el 26 de febrero de 1889, cuando su entrega había llegado a la plenitud.

Su rica personalidad podemos contemplarla desde diversos puntos de mira, diversas situaciones vitales. Destacamos fundamentalmente tres:

M. Paula:

  • Mujer
  • Maestra
  • Escolapia

 Son como el trípode que sostiene el edificio entero de su persona.

Madre Paula es

Mujer

Vivió su realidad de mujer con las carencias y vicisitudes de su tiempo y también con la grandeza y dignidad de su personalidad.

Está convencida del papel insustituible de la mujer en la familia y en la sociedad. Comprende que el primer obstáculo para responder a esta misión, es la escasa o nula preparación cultural que sufre. Con unos medios precarios y en una coyuntura socio-económica convulsa, entrega su vida a la promoción de la mujer, a su capacitación para responder con eficiencia y dignidad a la alta misión que tiene encomendada.

Fue, por tanto, una mujer que conoció las dificultades y trabas que en su época, y aún hoy, encuentra la mujer. Creyó en la igual dignidad del ser humano, sea hombre o mujer, y se negó al conformismo de aceptar, sin más, la marginación femenina.

Paula Montal destaca como mujer y en su obra pone en juego todas sus potencialidades femeninas.

Madre Paula es

Maestra

La vocación educadora de una persona nace en el interior y cuando se vive como regalo, fluye natural y transparente en la docencia de cada día… 

Dicen sus biógrafos que tenía una cualidad innata para educar  a las niñas. Su cercanía, su amor entrañable a las alumnas, su dedicación plena a la educación, hacen de Paula un modelo acabado de maestra cristiana, organizada, responsable, respetuosa con las niñas y con el rigor de la verdad, exigente en la preparación, ordenada en la exposición. 

Ejerció como maestra toda su vida y dejó a las Escolapias, en las normas y reglamentos propios, una manera de hacer clara y sencilla de la mejor pedagogía. El trato exquisito a las alumnas, la participación activa de las niñas en su proceso formativo, la colaboración con las familias, la formación profunda del profesorado, la calidad de contenidos, lo ambicioso de la formación integral que propugnaba, no son sólo elementos actuales, sino los caracteres propios y genuinos de la pedagogía de Paula Montal, puestos en práctica desde el año 1829.

Madre Paula es

Escolapia

Paula Montal quiso siempre ser maestra, promocionar a la mujer. Cuando  ya llevaba varios años en la brecha, encontró y reconoció en sí misma una sintonía total con la obra calasancia. Paula Montal se identificó con ella  y tuvo la nobleza y la sensatez de querer para su congregación la misma espiritualidad y constituciones de Calasanz. Le interesa, sobre todo, llevar a cabo su objetivo concreto y preciso de  educar a las niñas para: «Salvar las familias…» (ayudarlas a crecer,) y cuando comprende que son un medio adecuado para realizar su proyecto, las acepta sin titubeos.

Vivió y luchó para que su Instituto fuera un reflejo fiel de la Escuela Pía. Quiso con obstinada obsesión ser Escolapia, porque así se cumplía, en plenitud, esa llamada precisa de Dios a «Salvar las familias enseñando a las niñas…».

Síntesis

Cronológica

Resaltamos aquí los acontecimientos más significativos de su vida. Algunos de ellos los nombramos porque modelaron su visión de la vida y por tanto a su labor educadora; otros nos dan la visión de su proyección y dinamismo como mujer emprendedora.

1799 - Nace en Arenys de Mar (Barcelona)

Sus padres son Ramón Montal y Vicenta Fornés, ambos viudos. Ramón tenía siete hijos del primer matrimonio, con Vicenta tuvo cinco más. Paula fue la mayor de este segundo matrimonio, quedó situada en el punto medio de un hogar complejo con doce hijos.

1808 - Su padre decide separar el hogar

Los hijos del primer matrimonio se quedan en la casa paterna con la abuela. El matrimonio Montal – Fornés y sus hijos se trasladan al taller de cordelería que regentaba su padre. Vive las dificultades familiares, y colabora activamente en la vida parroquial, especialmente en la catequesis.

1809 - Muere su padre

Muere su padre, Ramón Montal, lo que implica, además del sufrimiento personal y familiar, tener que incorporarse al mundo laboral.

1829 - Colegio en Figueres

Funda el colegio de Figueres (Girona), acompañada de otras dos mujeres: Inés Busquets y Felicia Clavell.

1842 - Funda el colegio de Arenys de Mar

1846 - Funda el colegio de Sabadell (Barcelona)

1847 - Profesión Religiosa Escolapia

Empiezan a vivir como una Congregación Religiosa, con la misma  estructura que los escolapios.

1849 - Funda el colegio de Igualada (Barcelona)

1850 - Funda el colegio del Vendrell (Tarragona)

1852 - Funda el colegio de El Masnou (Barcelona)

1852 - Forma nuevas mujeres escolapias

Se le encarga la formación inicial de las mujeres que quieren unirse al grupo de escolapias.

1859 - Funda el colegio de Olesa de Montserrat (Barcelona)

1860 - Se aprueba la Congregación como Institución docente

1887 - Hijas de María Religiosas de las Escuelas Pías

Aprobación definitiva de  las Constituciones de las: “Hijas de María Religiosas de las Escuelas Pías”.

1889 - Muere en Olesa de Montserrat

Más de

Madre Paula

¿Quieres saber más? Haz clic en los siguientes ámbitos para obtener más información: